Día del niño

“No hay niños, hay personas; pero con otra escala de ideas,
otro bagaje de  experiencias, otro juego de emociones.
Recuerda que nosotros no los conocemos.”

La frase es de Janusz KorczaK (Polonia 1878-1942) médico, escritor y pedagogo que murió en el campo de exterminio de Treblinka junto a “sus” doscientos niños del orfanatorio que dirigía. Su trabajo, dedicación y lucha lo hacen acreedor del título: Padre de los derechos del niño.

El constructo  “derechos del niño” históricamente hablando es de fecha reciente. Los orígenes se ubican en la Francia de  mediados del siglo XIX y el primer derecho que se propuso fue el de  protección del niño en el  área laboral y para finales de siglo, Francia, promulga una ley que garantiza el derecho a la educación de los niños.

A comienzos del siglo XX, el movimiento se extiende por Europa bajo el concepto de protección lo cual implicaba que los niños  eran  considerados objetos de protección y no sujetos de derechos.

Es en  1924 cuando  La Liga de Naciones (que posteriormente será la ONU) aprueba la declaración de los Derechos del Niño. Es en  esta declaración  cuando definitivamente los niños pasan a ser sujetos de derechos, abriendo espacios de inclusión, igualdad e integración.

Tal como señala la frase citada al inicio: “No hay niños, hay personas…”, En la Declaración de los Derechos del niño, no hay derechos nuevos ni especiales para los niños, lo que hay es el logro y  la consolidación del producto de años de luchas, los niños pasaron a ser ciudadano con derechos y obligaciones. Y es aquí donde el trabajo realizado KorczaK obtuvo reconocimiento ya que sirvió de fundamento para la elaboración del cuerpo legal de la Declaración.

Posteriormente, luego de la Declaración de los Derechos Humanos en 1948, hubo necesidad de reajustar algunos conceptos de  la Declaración de los Derechos del Niño, la cual fue  aprobada nuevamente  en 1959 por todos los países miembros de la ONU.

Venezuela en 1990 ratifica la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño. Ocho años después presenta la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA) a la cual se le hizo una reforma en 2007.

Esta semana se celebra en nuestro país el día del niño y de las  niñas.

Una fecha, que más que celebración se hace  propicia para reflexionar sobre esos derechos que contemplan las  Declaraciones y Leyes y que de muchas formas les son vulnerados a nuestros niños.

Para nadie es un secreto las carencias en asuntos alimenticios, educativos, de salud, entre muchos otros, que se hace innecesario dar detalles, las vivencias diarias son nuestros mayores referentes.

Defender los  derechos de los niños  es nuestra responsabilidad como adultos y es a través de esta defensa  que podemos proporcionar y propiciar las condiciones de posibilidad para un futuro distinto.

Fuente imágenes: 1, 2, 3, 4, Frase
Fuentes referenciales: 1, 2

Gracias por visitar y comentar

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *